DivulgaCIOn científica

para todas las personas

Fecha: 01 de Marzo de 2020

Edición: Marzo 2020 No. 22

Charvel López | Casos | Visto 1310 veces

Reconociendo nuestra intrínseca curiosidad por conocer el mundo que nos rodea y sus fascinantes misterios naturales, la búsqueda por el conocimiento y la intención de compartirlo gustosamente con otros ha permitido los grandes descubrimientos y avances en la historia de la humanidad. Compartir y difundir el conocimiento ha contribuido a que otros, con menos oportunidades y conocimiento, se hagan de él y a su vez lo ejerzan y adapten a sus condiciones de vida logrando resultados sorprendentes e incluso, inesperados.

La supervivencia del ser humano a través de los años se debe a su capacidad de entablar vínculos con otros seres humanos con la finalidad de lograr el bien común, donde la divulgación de ideas y propagación de técnicas o conocimientos dan pauta a la apertura de la información empoderando intelectualmente la base social funcionando como semillero de la innovación.

Claro objetivo en el Centro de Investigaciones en Óptica, mediante el área de Divulgación, ha sido compartir la ciencia con la localidad de León, y sus alrededores, sin diferencias: estudiantes y docentes de primaria, secundaria, preparatoria y licenciatura, asistentes preescolares, familias, asociaciones civiles, grupos marginados, bibliotecas, centros culturales, por mencionar algunos, han sido el público atendido durante 40 años, desde su fundación en abril de 1980

La formación de un Club de Ciencias para niños en agosto del 2004, iniciativa impulsada e impartida por varios investigadores, fue un precedente importante para formalizar la divulgación científica del Centro; donde la unión de esfuerzos por ofrecer un evento focalizado a los futuros científicos y tecnólogos contribuyó a ubicar la divulgación en los objetivos institucionales. Dichos esfuerzos primigenios se han transformado en diversas acciones, eventos, modalidades y cursos: “Talleres científicos en tu escuela”, Club de astronomía, “Detectives de la luz”, por mencionar algunos, con diversas temáticas y diferentes alcances geográficos extendiendo actividades fuera de la institución.

A través de los años, mediante el acercamiento de la ciencia y la tecnología, los docentes de las diversas escuelas públicas y privadas conocieron al CIO por su importancia en la región como generador de conocimiento y vanguardia académica sin embargo, su primer aproximación ha sido mediante las actividades de divulgación logrando impactar a los estudiantes a través de la experimentación e investigación por parte del personal científico y tecnológico del Centro; llevadas a cabo de forma directa, amena, atractiva y con el adecuado rigor científico en pro de la veracidad hacia con los asistentes.

La ampliación y renovación del Museo de Ciencias, inaugurado en 2007, fue un paso firme para iniciar una evolución en la estrategia por acercar la ciencia a la localidad y aumentar la capacidad divulgativa del centro, colocándolo, más que un centro de investigación, como un centro de cultura científica y tecnológica a disposición de la sociedad en general, atendiendo el analfabetismo científico e impulsando las vocaciones orientadas a ciencia y tecnología. Siendo el único Museo en el país dentro de un Centro de Investigaciones a disposición de grupos escolares y curiosos por el conocimiento que cuenta con el respaldo de la experiencia y pasión del personal.

La disposición para abrir las puertas de sus laboratorios a estudiantes de universidad, e inclusive, a nivel preparatoria y secundaria, demostrando la disposición del personal para compartir sus desarrollos e investigaciones mediante un vistazo directo a la intimidad de su espacio de trabajo, lo cual nos ha colocado como punto de interés para las instituciones educativas públicas y privadas del estado de Guanajuato y demás entidades federativas del país como: Oaxaca, Michoacán, Jalisco, Tamaulipas, Querétaro, Hidalgo, Puebla, Chiapas, Durango; entre otros.

La presencia en eventos culturales y científicos de alcance local y nacional no han sido la excepción, como la Feria Nacional del Libro de León 2015 (FENAL). Contribuyendo con una exposición inédita: “Pabellón de la Luz”; debido a su gran aceptación se le dio impulso y se amplio para exhibir en la Semana Nacional de Ciencia y Tecnología del CONACYT en el zócalo de la ciudad de México, abonando a la celebración por el 2015: Año Internacional de la Luz, declarado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Sería imposible enumerar cada acción por acercar la ciencia que se haya realizado en la institución pero es importante recordar los vitales esfuerzos de cada investigador, ingeniero, estudiante de posgrado, personal administrativo y de servicios del CIO durante 40 años para que haya sido posible cada conferencia, taller, nota periodística, entrevista en medios, nota informativa y demás actividad de divulgación. Conllevando desde la logística, publicidad, preparación de equipo y materiales hasta cuestiones administrativas relacionadas con compras, limpieza de espacios y mantenimiento en general.

Sólo con el esfuerzo conjunto de todos los involucrados, directos e indirectos, para realizar la divulgación científica durante cuatro décadas, de tal suerte que la sociedad aprecie el quehacer central del CIO, fundamental para el desarrollo futuro de nuestra sociedad.