XV aniversario

del Club de Ciencias del CIO

Fecha: 01 de Septiembre de 2019

Cristina Solano | Casos | Visto 835 veces

A finales del mes de junio del presente año, se cumplieron 15 años del programa Club de Ciencias creado con el objetivo de promover entre los asistentes (niños, jóvenes y padres de familia), diferentes aspectos de la ciencia para mostrar su importancia y el impacto que esta tiene en nuestra vida

El programa comenzó a mediados de junio del 2004 por iniciativa de la Lic. Jaqueline Ramírez, quien en ese entonces era la Jefa del Depto. de Comunicación Social del CIO, quien organizó la publicidad y promoción del programa.

La primera actividad fue un rally de experimentos organizado por el entonces recientemente formado grupo técnico de divulgación donde participaron los investigadores y técnicos Ascensión Guerrero, Efraín Mejía y Carlos Javier Martínez. Su participación fue muy importante para la definición del programa. Debido a la duración del programa es imposible mencionar a todos los que han colaborado en él, investigadores, estudiantes de posgrado y de servicio social, sin embargo se debe mencionar a Charvel López y a Erick Flores por su apoyo en los últimos años.

La divulgación de la ciencia, es una actividad de educación informal que tiene como objetivo acercar a otros las ideas científicas recreándolas en un contexto que entusiasme y cobre vida para el público que participa, sin alterar el concepto científico.

Esto implica que es necesario buscar la forma de transmitir los conceptos de forma clara y accesible, por esta razón, a lo largo de estos 15 años se han modificado no solo los horarios sino el formato de las sesiones buscando siempre la mejor forma de transmitir los conceptos científicos. Por el área de especialidad de nuestro centro el principal tema de los talleres ha sido la óptica, abarcando también diferentes conceptos de física, química y en ocasiones con algunos invitados especiales en temas de matemáticas, modelado en 3D, nutrición, entre otros.

Durante estos años, hemos tenido experiencias y sorpresas muy agradables por la profundidad de las preguntas que generan los niños pequeños, lo que nos motiva a prepararnos más para mantener la llama de la curiosidad entre los niños y jóvenes. También sabemos que algunos de nuestros primeros asistentes están ya estudiando física o ingeniería y nos enorgullece pensar que colaboramos para definir su vocación. Recientemente recibimos una sorpresa muy grande cuando uno de los pequeños, de escasos 5 años quien ha asistido a las sesiones desde bebé acompañando a su hermana, solicitó permiso para publicar la grabación del taller en su canal de youtube, lo que demuestra cómo han cambiado los tiempos y la necesidad de actualizarnos constantemente ya que los niños que ahora asisten a las sesiones del club de ciencias, tienen otras maneras de acercamiento al conocimiento y eso representa encontrar nuevas maneras de impartir el conocimiento para que sea atractivos para ellos.

En cada sesión se explica el fenómeno de estudio acompañado por varios experimentos que realizan los participantes, con el propósito que observen los fenómenos directamente.

Debido a que el diseño de cada taller requiere de un gran esfuerzo, este se optimiza al repetirlos en diferentes planteles escolares y a las diferentes escuelas que nos visitan. Estos talleres pueden adaptarse al nivel académico de los estudiantes, puedes solicitarlos para tu escuela.

El club de ciencias no tiene costo, por lo que te esperamos el primer jueves de cada mes a las 4:30 pm en el salón de usos múltiples de nuestra institución.

Es importante tener en mente la frase de Carl Sagan: “Hemos organizado una civilización global en la que los elementos más cruciales —el transporte, las comunicaciones y todas las demás industrias; la agricultura, la medicina, la educación, el ocio, la protección del medio ambiente, e incluso esa institución democrática clave que son las elecciones— dependen profundamente de la ciencia y la tecnología. También hemos dispuesto las cosas de modo que casi nadie entienda la ciencia y la tecnología. Eso es una receta para el desastre. Podríamos seguir así una temporada pero, antes o después, esta mezcla combustible de ignorancia y poder nos explotará en la cara.”

Desde el primer momento se notó el gusto de los asistentes por actividades diferentes. La primera actividad, en junio del 2004, fue un rally de experimentos, en los que concientes de la diferencia de edades, se formaron 2 grupos, de 5 a 9 años y de 10 a 12 años. En cada una de estas sesiones se les dio una plática y experimentos diversos.

Después de las primeras experiencias se escribieron los lineamientos de los talleres para los investigadores que colaboran con nosotros.

Debido a que se detectó el interés de los niños que empezaban a acercarse a la edad límite, a partir de Abril del 2005 se formó el Club de Ciencia para Adolescentes.

Las sesiones de los dos grupos son simultáneas, para facilitar nuestras actividades. Se tratan los mismos temas, solo que al estar separados los adolescentes pueden preguntar de otra manera y esto les facilita la asimilación de conceptos.

Entre las primeras actividades del grupo de adolescentes fue un concurso para el logo y el nombre del club.

Actualmente estas actividades las conocemos como el Club de Ciencias. El número de niños inscritos ha ido creciendo aunque no todos asisten regularmente y en promedio trabajamos con 100 niños y jóvenes en actividades mensuales.

En cada taller se realiza una exposición del tema seleccionado en un tiempo máximo de 10-15 minutos para poder mantener la atención de los participantes. Además se prepara una serie de experimentos, generalmente 6 relacionados con el tema de la plática.

Posteriormente los participantes se dividen en grupos para pasar a las diferentes mesas donde se realizan los experimentos. En las mesas contamos con la ayuda de los estudiantes de postgrado, por lo general requerimos 12 estudiantes por sesión.

Se ha tratado variar los temas de cada taller para mantener el interés de los participantes.

Gracias al Club de Ciencias, se ha logrado:

  • Interesar a los niños y jóvenes en el estudio de la ciencia. Esto implica Recurso Humano con interés científico a largo plazo.
  • Reconocimiento del CIO como un Centro de prestigio que se preocupa por el futuro del país inculcando la ciencia en la población infantil y juvenil.
  • Crear conciencia en la población general sobre los beneficios que conlleva el estudio y aplicación de la ciencia para el desarrollo de los países.
  • Consolidar Museo de la Ciencia en instalaciones del CIO.
  • Con el fin de aprovechar y concentrar toda la energía creadora y participativa de los niños, de una manera organizada, iniciamos en el año 2004 lo que llamamos club “Niños con la Ciencia”, afiliando de manera simbólica y voluntaria a niños de 5 a 12 años.
  • Este programa ha tenido una aceptación muy importante, como lo hace patente el incremento en el número tanto de niños inscritos como de asistentes. Hasta la fecha contamos con un total de 282 niños inscritos, a los cuales mensualmente se les convoca para impartirles una charla y un taller; además contamos con un apartado en la página web donde pueden consultar las fechas de los eventos, experimentos, rompecabezas, listado de integrantes, cumpleañeros del mes: www.cio.mx

Qué es la divulgación científica

Se define como divulgación científica a la tarea de procesar y difundir el conocimiento científico de un modo que resulte accesible para el público general. Esta actividad se interpreta generalmente como traducir el lenguaje científico al habla coloquial, lo cual es una actitud completamente equivocada.

En los últimos años hemos visto un incremento en actividades de divulgación científica, programas nacionales e internacionales de televisión, museos, etc., sin embargo, estos esfuerzos no han incrementado el pensamiento científico de la población en general ya que se ha comprobado que la mayor parte de la población no sabe reconocer un argumento científico de uno no científico lo que trae dos consecuencias principales:

La aceptación de las creencias pseudocientíficas y la utilización sin cuestionamiento de las nuevas tecnologías, lo que provoca una dependencia tecnológica en el país.

Se sabe que la percepción y el manejo de la información son asuntos complejos que se deben evaluar más en términos de eventos que afectan la actividad del sistema nervioso en forma de variaciones a las que responden nuestros sentidos. Nuestro cerebro recibe una gran cantidad de información que se procesa aun de manera inconsciente. Solo relacionamos de manera consciente la pequeña parte de la información relacionada con nuestras experiencias previas construidas a lo largo de nuestra vida a través de diferentes factores culturales y sociales de nuestro entorno y de nuestros intereses y también hacia cuestiones diferentes y sorpresivas puesto que nuestro cerebro está diseñado para funcionar como mecanismo de alerta ante eventos no comunes.

Estos hechos lo manejan muy bien las áreas de mercadotecnia y publicidad que manipulan la percepción a través de narrativas atractivas y sencillas acercándolas a los sentimientos, los deseos y los sentidos de las personas, lo cual favorece la disposición para creer y tomar consciencia de lo que se les desea comunicar, conceptos los utilizan de manera muy efectiva los vendedores de los llamados productos milagro y desperdiciados por los divulgadores científicos.

Por esta razón, cuando los programas de divulgación tratan de ser atractivos pero imparten una gran cantidad de conceptos, sin ligarlos a las experiencias cotidianas del público participante, o son demasiado divertidos, no se transmite el concepto científico de manera clara.

La divulgación de la ciencia, es un espacio abierto a la creatividad que da la satisfacción de acercar a otros las ideas científicas. Las actividades diseñadas con este fin, deben transformar el significado de los conceptos científicos al desarrollarse un proceso de recreación de la ciencia que incorpore un contexto que entusiasme y cobre vida para el público que participa, sin alterar el concepto científico.

En el proceso de recreación no siempre es necesario enfatizar los problemas que dieron lugar al concepto si no acercar el resultado científico a las experiencias y problemas cotidianos que enfrentan los miembros del público atendido. El arte de divulgar consiste en alcanzar un balance entre la riqueza del detalle y un foco de atención definido. Es importante recordar también que la divulgación de la ciencia tiene como objetivo acercar la ciencia al público y no necesariamente enseñar ciencia.

Con este principio la coordinación de divulgación del CIO, ha implementado varios programas para establecer una relación entre la ciencia y la cultura, hacia una visión donde se acerque a los participantes a la ciencia rompiendo las barreras preestablecidas por la sociedad.