Editorial Septiembre 2021

Fecha: 30 de Septiembre de 2021

Rafael Espinosa Luna | Editorial | Visto 397 veces

Apreciadas y apreciados lectores del NOTICIO:

Estamos finalizando el tercer trimestre del año con renovados bríos al saber vacunados contra el COVID-19 a un alto porcentaje de la población mexicana y de varias regiones de nuestro planeta; sin embargo, está sucediendo lo que ninguna persona bien informada o de buena voluntad desea, que en varios países el grado de vacunación es tan bajo que sólo 6 de cada 100 de sus habitantes han sido inoculados. Por simple sentido práctico, por solidaridad y por empatía, toda la población debiera de tener acceso a la opción de vacunación, pues de prolongarse la situación actual se pudieran generar mutaciones inesperadas en el virus SARS-CoV-2 que, según las y los letrados en el tema, existe la posibilidad de volverse resistente a cualquiera de las distintas propuestas de vacunación hasta ahora formuladas, corriendo el riesgo de dejar sin gran utilidad tanto esfuerzo colectivo y haciendo de las patentes respectivas documentos obsoletos, cuando es ahora que deben ofrecerse libremente y así acabar con la pandemia y sus afectaciones en todos los ámbitos del quehacer humano.

Las migraciones de personas de sus países de origen, anhelando mejores opciones, sin duda será una situación en ascenso, mientras se sigan ignorando las causas que las motivan. Los países desarrollados han sabido atraer talento humano de todos los rincones del mundo, despojándolos de su bien más preciado: su personal altamente calificado, por la falta de oportunidades en sus países de origen. Como nunca antes, nos debe quedar claro que el apoyo a las humanidades, investigación científica, tecnológica y de innovación ya no son opciones de inversión, sino que son tareas que exigen su inmediata y prioritaria atención en cualquier nación comprometida con sus habitantes. Acabemos con la pandemia y reduzcamos los efectos del cambio climático; la opción es simple, practiquemos acciones colaborativas y propositivas ante retos comunes, en unidad, como humanidad. Pero antes, hagámoslo como sociedad mexicana.

Agradecemos a nuestras colaboradoras y colaboradores internos y externos, por sus contribuciones a éste número temático, dedicado al ser y quehacer en torno a una de las áreas que dieron origen a nuestra institución: el desarrollo de tecnología e innovación desde el CIO, enfocado a la Astronomía Óptica. En éste número encontrarán narraciones que van desde las aportaciones que se realizan en nuestro Taller Óptico, como sustento de diversas colaboraciones con instituciones nacionales, como el INAOE y la UNAM, así como internacionales. Este número es un testimonio de la importancia del trabajo colaborativo, que potencia y trasciende sus alcances e impactos social, científico, tecnológico y académico, imprimiendo a todo ello, el sello del Centro de Investigaciones en Óptica, A. C.; el distintivo CIO.

Continuemos disfrutando de nuestro trabajo, teniendo como objetivo principal el bienestar de nuestra sociedad y su sólido desarrollo, basados en el lema que guía e inspira nuestro quehacer institucional: EL TRABAJO TODO LO VENCE.

Fraternalmente
Dr. Rafael Espinosa Luna / Director General del CIO